Cuando desarrollar correctamente exige decir basta ante la presión empresarial

¿Porqué no se desarrolla de forma inclusiva?

Viernes, seis de la tarde, una empresa de desarrollo cualquiera, de un lugar que no recuerdo. Queda una hora para marchar a casa y poder ver a la familia, los hijos, la serie favorita o simplemente reposar en un buen baño de espuma.

El equipo mantiene un perfil bajo, haciéndose el ocupado, a fin de que ningún evento no planificado llueva desde ninguna parte con devastadoras consecuencias, y es que se acercan los plazos de entrega, la semana ha sido demencialmente agotadora y es probable que algún miembro de la cadena de mando llegue con una idea feliz de ultima hora… todos rezan – incluso los ateos – por escapar indemnes este fin de semana.

Siete menos cuarto, casi estamos fuera … ¡mierda!… reunión de seguimiento … fijo que para agradecernos el trabajo realizado y subirnos el sueldo no es, si Martinez está aquí, un viernes a estas horas … algo pasa.

Más tarde, 19:45 … en LA reunión … “El trabajo de todos ha sido y esta siendo espectacular (…) sin embargo hemos de hacer un esfuerzo extra, se que todos estamos al limite de nuestras fuerzas, pero estamos comprometidos con el proyecto y seguro que lo sacamos … al fin y al cabo no somos funcionarios.”

Y la cosa aún mejora más … “Resulta que para poder sacar el proyecto al aire el lunes, necesitamos cumplir un requisito que se llama .. *revisa sus notas* .. ¡ah si! accesibilidad. Por tanto mañana a primera hora estaremos todos aquí, y no nos iremos hasta que nuestro sistema sea plenamente ‘accesible’ (…)” ….

Entre el equipo cunde la desesperación, mas cuando se preguntan entre ellos … “¿oye? ¿alguien sabe de que va esto de la accesibilidad? – mmm creo que el bedel tiene un hermano que una vez dio la mano a un ciego… – llamadle” (…)

El contexto actual

¿Reconocen la situación? seguramente muchos de ustedes la han vivido, varias veces, a lo largo de los años, es un mal endémico que proviene de una absoluta falta de planificación, ausencia de formación y reducido o nulo interés por parte de estructuras que han “funcionado así” durante demasiado tiempo.

Como consecuencia, cualquier nuevo aspecto a introducir en el dia a dia, proviene de algo inesperado, a resolver en un fin de semana, sin tener muy claro de donde se viene, hacia donde se va, y porqué más allá de “quiero hacerme rico con un pelotazo”.

Suena crudo decirlo así, pero si bien es cierto que cada vez mas empresas se toman en serio los aspectos filosóficos y organizativos previos al negocio, no es menos cierto que la inercia predominante tiende aún a asumir que todos los clientes son señores rubios de metro ochenta , con ojos azules, cuerpo atlético y ningún tipo de problema sensorial, motor o psíquico.

La realidad circundante es totalmente opuesta a esta percepción, pero como “siempre se ha hecho así” y “al final todo funciona”, nada ni nadie mueve un dedo por integrar mejoras evolutivas, en la organización … ¿Para qué si no me pagan mas por ello?, “no me pagan por pensar” … son respuestas de lo mas habitual.

Lo dicho, hay encomiables excepciones, pero la mayoría aún está por dar este paso evolutivo, y no se engañen, quien no lo de, estará, antes de lo que creen, viendo como sus usuarios desaparecen cuan estampida, sin saber que ha pasado.

Se puede y se debe solucionar

Es por tanto necesario, que, si de verdad amamos nuestra organización, empecemos a incorporar cambios que nos permitan no solo afrontar la accesibilidad, sino cualesquiera otras necesidades evolutivas que precisemos y, sobre todo, aprender a adaptarnos al cliente, por diverso que este sea.

1. El mejor antídoto frente al miedo es la formación

En más de una ocasión nos encontramos que el miedo a lo desconocido, hace que directamente ignoremos un determinado segmento de la realidad, en este caso, de nuestros usuarios.

En un mundo cada vez más competitivo, llegar a todo cliente dispuesto a bendecirnos con su dinero es clave esencial del éxito a largo plazo. No obstante nos empeñamos en ignorar perfiles de discapacidad a la hora de diseñar nuestros productos y estrategias, por pura ignorancia.

Aprender sobre los diferentes perfiles de nuestros usuarios actuales y potenciales, adaptar las herramientas y los servicios a todo tipo de perfiles, supone conocer tanto a las personas que nos compran como las tecnologías que nos permitirán adaptarnos como un guante a las necesidades de estos. Nada mas valioso que un cliente que esta plenamente satisfecho con lo que se le ofrece a cambio de su dinero.

2. Voluntad y Empatía

Por mas leyes cada vez más punitivas que se impongan – una cuestión de justicia por otra parte – nada puede sustituir a la evolución personal de las personas que forman parte de la organización, como de la organización misma.

No se trata solo de proveer herramientas y servicios accesibles. Se trata de comprender que todos tenemos algun tipo de discapacidad, y que todos tenemos un area de excelencia en la que podemos aportar y marcar la diferencia.

Esto se aplica tanto a nosotros como organización como los posibles compañeros de viaje que podamos contratar, quizá tenga una discapacidad , pero quila persona valiosa que nos llevará a la cima del éxito. Comprendamos esto en lo mas interno de nuestro ser, asumamos la riqueza de esta diversidad, y usémosla para beneficio mutuo.

3. Asumir que es una carrera de fondo

La clave es la evolución , no el cambio. Hay ejemplos mas que sobrados de intentos de cambio puntuales que se van al traste porque tal o cual persona, impulsora y a veces quien imponía ciertos cambios, desparece de la organización.

El cambio ha de ser firme pero progresivo, de lo contrario será flor de un dia, y de pronto nos encontraremos con que esa evolución que creíamos solida, se pierde como lagrimas en la lluvia.

Más que imponer, les recomendamos comprender, que mas adelante podrá tornarse en compartir, y finalmente llegar a ser parte de nuestro ADN empresarial como podría serlo cualquier otro aspecto. La evolución tiende a ser duradera, el cambio usualmente es terreno de troleros sin escrúpulos.

4. Para aplicar correctamente el conocimiento, hay que planificar.

De nada sirve decir que se quiere ser inclusivo, que se quiere tomar la accesibilidad como bandera, si después no dedicamos tiempo a incorporar como parte del propio proceso organizativo.

La accesibilidad y la inclusión deben estar en el arraque de cualquier producto , servicios organización, e incorporarse de forma indistinguible al resto de aspectos de un modo solido. No se trata de cumplir un requisito, se trata de hacer las cosas correctamente, y esto requiere compromiso.

5. Si te queda grande, pide ayuda

No hay vergüenza alguna en pedir ayuda. Es la primera lección que uno aprende cuando asume su discapacidad, por un lado no pasa nada por pedir ayuda si de verdad se necesita, por otro no se ha de convertir uno en alguien que se hace la victima. Ser maestro y alumno al tiempo, es una filosofía sabia en este caso.

En torno a esto, desde DRJ Consulting, nos dedicamos también a este tipo de asesoría, no solo para enseñar, sino para aprender. Consulta nuestros servicios, o contacta con nuestro departamento comercial, te sorprenderá lo que ayuda a un cambio como este ir de la mano de alguien más que ya está recoárriendo el camino.

enEnglish caCatalà